Martes, diciembre 18

-“Presentar un título de MBA ya no es suficiente para ocultar nuestras posibles carencias profesionales”-

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Charlar con nuestro entrevistado (nacido en Badalona, España, en 1949) es un ejercicio gozoso para la mente y el espíritu. Abogado, Consultor de Desarrollo Organizacional y Factor Humano, Coach de Empresa y poseedor de una bella voz “radiofónica” que denota sabiduría y firmeza de convicciones, él escucha atentamente para comprender y conectar con su interlocutor. Durante el transcurso de nuestra conversación, salen a relucir anécdotas y experiencias que son desgranadas de manera oportuna y con una gracia muy natural para mayor deleite de este entrevistador. A estas alturas, Luis vive volcado en disfrutar del viaje de la vida mientras comparte, con generosidad y humildad, su enorme caudal de experiencia como directivo de empresa de alto nivel bien dispuesto a orientar y ayudar a los demás. En los meses posteriores a la publicación de su espléndido libro “El MBA Sin Maestros” (Ediciones Obelisco, 2018) su persona se ha convertido, por derecho propio, en un faro de luz para una nutrida legión de lectores que está a punto de tomar decisiones trascendentales para su futuro profesional. Quienes tengan la suerte de poder conversar con él, constatarán su humanidad, rigor intelectual y profunda preocupación por actuar -en la vida privada y en la empresa- trasmitiendo VALORES. He aquí una buena muestra de ello.

  1. ¿Hay futuro para un maestro o especialista que no porta un MBA bajo el brazo?

Las preguntas que las empresas formulan hoy a los candidatos a ocupar una posición van focalizadas, fundamentalmente, a constatar que el elegido posee ya la experiencia necesaria para resolver los retos que se le presenten en su nuevo puesto. Presentar un título de MBA ya no es suficiente para ocultar las posibles carencias profesionales del egresado.

  1. Si un libro es “como un hijo”, hábleme como padre. ¿cómo fue concebido?

Como un divertimento que ayude a despojar a los MBA de toda esa argamasa de transcendencia que muchas escuelas de postgrado publicitan.

  1. En su opinión ¿Existe más de una fórmula mágica para triunfar como directivo de empresa? ¿Cuál es la suya?

La misión última de toda empresa es conseguir los mejores resultados económicos con el mejor clima laboral. Para ello el directivo puede actuar como gestor o como líder yo apuesto por lo segundo. Mi fórmula mágica sería conseguir el enunciado anterior actuando como un líder. Cambiaría gustoso el acrónimo MBA por MBL (Master in Business Leadership)

  1. Si en una Escuela de Negocios se aprende tanto, ¿Por qué cuesta tanto aplicarlo?

Porque la formación carente de práctica solo es información. La comprensión de lo enseñado no asegura su puesta en práctica. Pronunciar la palabra “agua” no moja, hay que tirarse a la piscina. La sabiduría no se consigue por la erudición, por una acumulación de información, sino por una reflexión sobre los fracasos… y eso es experiencia

  1. Desde su experiencia personal, excelencia y éxito ¿van indisolublemente unidos?

Si ambos términos los aplicamos al directivo, mi respuesta es que no. Todos hemos conocido profesionales excelentes que no han alcanzado el éxito porque no han sabido “venderse”. Si nos referimos a la empresa, excelencia y éxito están condicionados por el factor tiempo. En un entorno de cambio continuo, los factores que en un momento dado han contribuido a que la empresa alcance la excelencia mudan o desaparecen y entonces o la empresa se reinventa o pierde ese nivel. La revista Fortune publica anualmente las 500 empresas más exitosas. De las publicadas en el 2005 en la actualidad no figuran más del 15%.

  1. ¿Cree que la intuición es compatible con el estilo de toma de decisiones que se enseña en las más renombradas escuelas internacionales de negocios?

Los últimos estudios de la Neurobiología demuestran que nuestro subconsciente acumula todas aquellas vivencias que hemos ido adquiriendo. De ahí la gran importancia que hoy se le da a la intuición como vía privilegiada para solucionar un problema, además de conseguirlo de forma muchísimo más rápida que la racionalización. Desafortunadamente las escuelas de negocio no participan de esa visión

  1. Para que un MBA nos siente bien ¿Cómo hay que afrontar su encaje en nuestro plan de vida profesional?

Buscando en nuestro día a día profesional armonizar lo racional –que nos enseña el MBA- con lo pragmático -que nos aporta la experiencia-. Y en caso de duda seguir nuestro INSTINTO.

  1. Su libro es un alegato en positivo, ¿Siente usted que va contra corriente?

Me consta que en ocasiones el mensaje de mi libro se ha malinterpretado. Si observamos los orígenes del MBA, éste nació para dotar a quienes tenían un titulo pero carecían de experiencia facilitársela con herramientas, como la técnica del caso, y así conseguir incorporarse más fácilmente al mercado laboral. Cien años después no puede decirse que lo hayan conseguido. Mi objetivo es poner en valor nuevamente la experiencia profesional apuntalando así el principal motivo de la existencia del MBA. Siempre he estado a favor de la formación y entiendo que se pague un precio por la misma. Suscribo las palabras que dijo en una ocasión Mr. Derek Bok rector de la Universidad de Harvard: “Si crees que la formación es cara…prueba con la ignorancia”.

  1. Para finalizar, ¿habrá una segunda entrega de “El MBA Sin Maestros” o tiene usted otros planes editoriales?

El objetivo de este libro pretende afianzar la idea de la EXPERIENCIA como elemento capital en el mundo de la empresa. La próxima entrega que estoy preparando pivotara en torno a la importancia de los VALORES en el mundo de los negocios. Confío en que también consiga una buena aceptación.

https://www.elmundofinanciero.com/noticia/79061/cultura:-el-jardin-de-atenea/-presentar-un-titulo-de-mba-ya-no-es-suficiente-para-ocultar-nuestras-posibles-carencias-profesionales-.html

Share.