Lunes, noviembre 19

LOS MBA SE ADAPTAN A LA AMBICIÓN DE LOS MILLENNIALS POR CAMBIAR EL MUNDO

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La diversidad en los campus se refleja también en las exigencias de los nuevos estudiantes: quieren más casos de estudio protagonizados por mujeres y que reflejen otra forma de crecer económicamente.

MADRID, España (Expansión). – Con un discurso proteccionista, el empresario Donald Trump ocupa la presidencia de Estados Unidos. La opción por dejar la Unión Europa ganó en Reino Unido. En Brasil, la primera vuelta electoral celebrada este fin de semana apunta a que el ultraderechista Jair Bolsonaro podría llegar al poder del país sudamericano. Los cambios en el mundo político y de los negocios son cada vez más rápidos. Y, sin embargo, la globalización es un fenómeno irreversible, asegura Santiago Íñiguez, presidente de la madrileña IE University.

“Vivimos en una época en la que, a pesar de las amenazas al comercio libre, las amenazas arancelarias y el proteccionismo, la globalización es un fenómeno irreversible”, explica. La tecnología, la generación millennial que tiene un pensamiento más internacional y el auge de empresas de comercio internacional han abonado a ello, asegura el académico.

Entrevistado durante EnlightED, la conferencia de especialistas en educación, tecnología e innovación, organizada por Fundación Telefónica e IE University, explica que una cosa son los discursos políticos y, otra, los hechos y las políticas concretas. Y pone como ejemplo el hecho de que México, Canadá y Estados Unidos hayan llegado finalmente a un acuerdo comercial.

EXPANSIÓN: ¿Cuál es la estrategia que deben seguir las empresas en este ambiente de tanta incertidumbre y volatilidad? 
Santiago Íñiguez: Nuestra época es de paradojas: tenemos el mayor acceso a la información de la historia, el big data nos proporciona un acceso formidable a información sobre perfiles de consumidor y hábitos, pero paradójicamente cada vez es más complejo tomar decisiones, quizá por esa sobreabundancia de información, aunque contemos con algoritmos que nos permitan manejarla.

Las empresas tienen vocación de crecer y siempre van a encontrar la vía para poder hacer negocios internacionalmente. El instinto emprendedor y los empresarios con vocación internacional superan cualquier obstáculo, a pesar de que los malos políticos puedan plantearlos con el objetivo de limitar el comercio. Por eso creo que hay que tener una actitud optimista frente al futuro, combatiendo con la razón y argumentos históricos y conceptuales sólidos todo lo que supone volver a las barreras arancelarias o atacar los acuerdos de libre comercio, porque está demostrado que resulta en perjuicio para todos, incluido el que inicia la guerra arancelaria.

E: ¿Estos cambios hacen más necesario estudiar un MBA?
SI: El perfil de los alumnos jóvenes -profesionales con dos años de experiencia, no los ejecutivos- ha cambiado totalmente. Por dar un ejemplo, acabo de comenzar un programa del Global MBA: nosotros tenemos una diversidad muy grande, ademas de en género (con 40% de mujeres, que es alto en un MBA), de gente de todos los países y culturas. Y me sorprendió la exigencia de discutir casos prácticos que reflejaran la diversidad. Los alumnos no querían discutir solo casos de empresas estadounidense, donde el CEO es un hombre blanco, occidental. Pedían casos con mujeres no tanto porque eso refleje la realidad, porque si se mira la base de casos prácticos de Harvard Business Publishing, que es el repertorio de casos más amplio, solo 11% de los publicados tiene protagonistas mujeres.

La exigencia de los millennials no es porque ellos quieran estudiar la realidad, es porque la quieren cambiar. Por eso piden casos de modelos aspiracionales, que reflejen el tipo de empresa que ellos quieren crear y en las que quieren vivir, empresas con inclusión, con practicas de diversidad, donde haya presencia de mujeres en los consejos, donde se respeten opciones vitales, preferencias en términos de orientación sexual, actitudes de vida y conceptos de familia ampliados. Y esto es el perfil que nos encontramos ahora: personas comprometidas socialmente, que lógicamente quieren transformar la realidad.

Share.