Domingo, noviembre 18

Escuelas de negocios y MBA: adaptarse o desaparecer

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Las mallas curriculares de los MBA deben ser cada vez más flexibles para ajustarse a las necesidades de cada profesional. Es por eso que se requiere una actualización constante de los cursos, acorde a la evolución de las tecnologías de la información (TI).

l reto de las escuelas de negocios en el mundo es adaptarse lo más rápido posible al avance tecnológico y a las necesidades de emprendimiento de los profesionales. Más allá de la metodología establecida, el objetivo final debe ser formar profesionales que no solo lideren las empresas actuales, sino también las de los próximos diez a veinte años.

¿Aún es necesario estudiar un MBA? 

La vigencia actual de los MBA radica en el enfoque de emprendimiento que han implementado durante los últimos años. En estos programas, el sueño de la empresa propia se moldea de acuerdo a las características del tipo de negocio u organización. A su vez, la formación de empresas tiene efecto multiplicador, porque permite contratar a otras personas, aumentar las oportunidades de empleo y mejorar las condiciones de vida de la sociedad.

Hoy, un gran número de los postulantes desean formar sus empresas para ser más independientes. Incluso los millennials, aunque son solidarios, también buscan lograr una calidad de vida importante. Por ello, las escuelas de negocio deben esmerarse en formar una red de mentores que les ayuden a pulir y perfeccionar sus ideas. En la medida de lo posible, deben concretarlas mientras dure el programa.

Ejemplos internacionales 

En el extranjero, las escuelas de negocios han flexibilizado casi toda su malla curricular para que el estudiante sea capaz de personalizarla con base en sus necesidades. Por ejemplo, en Harvard o Stanford, entre el 60 % y 70 % de los cursos son electivos. En el Perú, esa cantidad se reduce al 10 % o 20 %, como máximo.

Tenemos otros casos de innovación como la Singular University Silycon Valley. Esta institución prepara a los profesionales para dirigir a las empresas que existirán en los próximos diez a quince años. Recordemos que al menos un 40 % de las principales empresas del mundo desaparecerán en el 2025, al igual que muchos trabajos ligados a ellas. Con la disrupción tecnológica actual, este cambio llegará incluso más rápido.

El avance de las tecnologías de la información (TI) rompe cada vez más paradigmas clásicos de la educación superior. Cambiar aspectos de la enseñanza que se habían mantenido vigentes durante los últimos 50 años es complicado, pero necesario para evitar acabar en la misma situación que gigantes como Kodak, Nokia o Blockbuster, que no lograron adaptarse a los cambios de su entorno y desaparecieron.

Si las escuelas de negocios no se adecúan pronto a esta realidad, estarán condenadas a desaparecer. En el Perú, estos cambios están ligados a controles, acreditaciones y una supervisión de calidad por parte del Estado. Sin embargo, la normativa local aún es un rígida, por lo que el reto principal debe ser buscar el mayor nivel de innovación dentro de los parámetros que la ley permite.

https://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/escuelas-de-negocios-y-mba-adaptarse-o-desaparecer.

Share.