viernes, mayo 17

¿Es posible construir una carrera en la industria espacial?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Los obstáculos son múltiples pero la pasión, dicen, lo puede todo. La primera astronauta análoga nos cuenta cómo llegó a trabajar en la NASA y a posicionarse como una de las 100 mujeres más poderosas por la revista Forbes en su país.

Un ejercicio sencillo y a la vez potente para la memoria. Sentir la textura del largo y verde pasto, recostarse sobre él y mirar al cielo en una noche estrellada. ¿Quien no lo hizo alguna vez durante su infancia? Preguntarse respecto a los misterios que aguardan en el espacio exterior, el origen de sus brillantes estrellas y los esfuerzos del hombre para llegar a la luna. Si existieron seres humanos que pisaron este satélite natural, ¿por qué no íbamos todos? Fue la pregunta que se formuló Carmen Félix a sus cinco años mientras analizaba este escenario junto a su padre.

Y ese fue sólo el comienzo. Creció leyendo sobre Neil Amstrong y aunque poco sabía sobre la historia de la carrera espacial, deseaba dedicar su vida a la exploración espacial: ir a la Luna o quien sabe, a Marte. “A los 12 años, me puse a investigar sobre el perfil profesional de las personas que dedicaban su vida al espacio. Hice una lista de los requisitos que pedían en las agencias espaciales y supe que haría lo posible por prepararme y trabajar en ese sector”, cuenta Carmen.

Al buscar una carrera profesional, no pudo encontrar Ingeniería Aeroespacial en México. Se mudó de Culiacán para iniciar Ingeniería en Electrónica y Telecomunicaciones en el Tecnológico de Monterrey, ubicado en dicha ciudad. Eso sí, nunca dejó de buscar una especialización que la acercara al sector espacial. Al terminar su carrera y ya inmersa en el mundo laboral, encontró una maestría en Ciencias Espaciales en la Internacional Space University, resultando becada para estudiar en Estrasburgo, Francia. 

“En ese momento, tuve que renunciar a un trabajo estable, planificar mis años siguientes en base a becas y apostando el dinero ahorrado que tenía; económicamente muchas veces fue muy dificil. El hecho de que en México no existía un sector espacial, me hizo tener que buscar mi camino en el extranjero, y una vez que se presentó la situación política en mi país para la creación de una Agencia Espacial, tuve la oportunidad de aportar y contribuir a eso”.

Y eso era precisamente lo que buscaba: aportar. Mientras estudiaba su maestría, en 2009 Carmen se unió a Space Generation Advisory Council (SGAC). Así también como parte de sus estudios de postgrado, se le dio la oportunidad de continuar la investigación en NASA Ames. Aceptó. Desde ese entonces, esta mexicana no se detuvo.

https://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/es-posible-construir-una-carrera-en-la-industria-espacial

Share.