martes, abril 23

Cinco alternativas a un MBA

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Los MBA son valiosos. Estos brindan a la gente la oportunidad de desempeñar un papel directivo que tal vez nunca hubieran tenido la oportunidad de obtener. Más allá de simplemente ayudar a aquellos que necesitan un primer paso hacia la gerencia, los MBA también pueden conducir a un desarrollo real de una carrera, tanto en cargo como en salario.

También son lo más cercano a una apuesta segura que se puede esperar de un título de maestría.  Cada decisión de vida tiene un riesgo asociado. En términos de títulos, hay algunos que tienen más probabilidades de terminar en un empleo y otros menos. Por ejemplo, ciertos títulos pueden ofrecer más posibilidades de empleo, pero pueden hacer que seas menos apto para un puesto específico. Algunos títulos pueden ofrecer una buena ruta para un rol, pero aún se espera que realices muchas actividades extracurriculares para tener la oportunidad de obtenerlo.

No es así con un MBA. Los MBA son una forma altamente confiable de asegurarte un rol en el futuro, especialmente un rol gerencial, en una compañía.  Los MBA también son relativamente flexibles, algo que no siempre se sabe sobre los MBA, ya que educan a los estudiantes sobre una variedad de áreas funcionales de un negocio. Los graduados de MBA a menudo tienen la opción de pasar a un rol más enfocado en contabilidad, finanzas, operaciones, estrategia o marketing.

Sin embargo, esta confiabilidad tiene un precio. De hecho, más de un precio. Los MBA son famosos por ser muy costosos, y algunos de los más caros alcanzan hasta 150.000 dólares americanos. Y ese es solo el costo del programa, sin incluir los costos de la reubicación, de manutención durante el año o dos de estudio, de la falta de empleo a tiempo completo durante ese tiempo, entre otros.  

Esta carga de costos se ve acentuada por la naturaleza inherente del MBA. Estos títulos son muy valiosos debido a las posibilidades de éxito después de la graduación, pero también debido a lo costoso que implica contratar buenos profesores para las universidades. Las mejores mentes en los negocios pueden, por supuesto, ganar mucho dinero al dedicarse a sus propios negocios. Un movimiento hacia la enseñanza a menudo resultará en menos dinero para ellos (aunque es probable que tengan más tiempo personal y un ingreso mensual más confiable), pero aún se necesita un salario muy bueno para que los mejores maestros del mundo de los negocios sean atraídos. Es por esto por lo que los mejores cursos cuestan mucho y por qué también debes tener cuidado con las opciones aparentemente más económicas.

La edad promedio de un estudiante de MBA depende de la ubicación del estudio, pero generalmente oscila entre los 28 – 32 años. Por supuesto, en este punto de nuestras vidas, la mayoría tendrá responsabilidades como hipotecas para pagar, familias para mantener, vínculos emocionales con el lugar en el que viven, etc. Esto complica aún más la oportunidad de asumir una responsabilidad tan emocional, financiera y la cual exige mucho tiempo.

Una vez dicho todo esto, un MBA no es la única opción que uno tiene cuando busca mejorar su visión de los negocios u oportunidades de trabajo.

Alternativas a un MBA

Cuando llega el momento de encontrar una alternativa a un MBA, debes hacerte estas cuatro preguntas:

·         ¿Cuál es el lugar de trabajo de tus sueños que estás buscando?

·         ¿Qué conjuntos de aptitudes son de mayor importancia para el éxito en esa organización?

·         ¿Gastar tiempo y dinero en un MBA es la única forma de adquirir estas habilidades?

·         ¿Qué entrenamiento, experiencia laboral o exposición puedes hacer para desarrollar esas habilidades?

Por supuesto que las empresas aprecian un MBA en la hoja de vida, pero eso no es todo lo que están buscando. Están buscando a aquellos que agregan valor a la organización. Lo que quiere decir, personas con impulso, esos que trabajan de forma rápida y precisa, tienen conocimientos únicos y pueden liderar efectivamente a los equipos de una manera que mejore los resultados del negocio. Y no necesitas un MBA para estas cosas. ¿Cuáles son algunas otras oportunidades de desarrollo que pueden ayudarte a obtener estas habilidades sin tener que volver a tus estudios?

Programas rotacionales y de desarrollo de liderazgo

Las grandes empresas a menudo tienen programas de desarrollo diseñados para jóvenes profesionales con alto potencial. Estos pueden ser más específicos – para mejorar las habilidades financieras o contables- , o pueden ser más un programa de administración general. Los programas de rotación también pueden involucrar el envío de profesionales a diversas áreas del negocio, quizás cada seis meses, para proporcionar experiencia en una multitud de diferentes aspectos de las empresas.

Por ejemplo, un analista financiero podría pasar algún tiempo en departamentos como auditoría, tesorería, fusiones y adquisiciones, planificación financiera o relaciones con inversionistas. Tener experiencia en algunos o todos estos puede conducir a un candidato muy prometedor a gerente o director financiero.

Estos programas pueden ser mejores que un MBA, ya que conducen a una experiencia práctica y remunerada, en comparación con la experiencia teórica por la que se tiene que pagar en una escuela de negocios.

Experiencia de trabajo transicional

Aquellos que a menudo participan en un MBA lo harán con la intención de transferirse a un área de negocios diferente, por ejemplo, desde contabilidad hasta mercadeo. Pero un título completo no es del todo necesario para esto, ya que muchas empresas ofrecerán oportunidades de transición dentro de su propia estructura.

https://viva-mundo.com/es/noticia/post/cinco-alternativas-un-mba

Share.