Lunes, noviembre 19

5 MBA CUENTAN CÓMO ELIGIERON SU ESCUELA DE NEGOCIOS

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Estos estudiantes y egresados de la maestría de administración de negocios analizaron costos, becas, materias o posibilidad de seguir trabajando.

Figurar en las primeras posiciones de listados nacionales e internacionales, ofrecer herramientas para entender cómo trabajar en el extranjero y demostrar una red atractiva de conexiones durante el programa son algunos de los criterios para elegir una escuela para cursar una maestría en administración de negocios (MBA), según egresados consultados.

El 96% de los aspirantes que aplican para estudiar en el extranjero, por ejemplo, tienen en la mira quedarse a laborar en ese otro país y los principales destinos son Estados Unidos, Europa Occidental, Canadá, Asia, Australia y América Latina, según datos del Consejo de Admisión de Posgrado en Administración de Empresas (GMAC, por sus siglas en inglés), que anualmente genera el reporte Encuesta de Expectativas del Estudiante MBA. Un 34% de los aspirantes, por ejemplo, presta atención a que la escuela, por sus conexiones, sea una plataforma para cambiar de industria y carrera.

“Cuando yo estaba por elegir, me aconsejaron que me fijara bien si había alumni clubs para relacionarme con la gente que yo quisiera”, afirma José Carlos Elizondo, egresado del programa MBA de la Universidad de California, y quien recibió asesoría de la consultora en Recursos Humanos Foster Thomas sobre las escuelas donde cursar la maestría.

Desde otra perspectiva, la escolar, Ernesto Bolio, director del Máster en Dirección de Empresas del IPADE, señala que es indispensable responder a la pregunta de qué recibirá el estudiante tras su inversión. “Un escenario es hablar de cómo cambiará su forma de analizar las situaciones de negocio y será más productivo, mejorando determinadas competencias”, agrega el directivo.

Expansión.mx preguntó a varios egresados cómo eligieron sus escuelas de negocios. Esto es lo que respondieron.

Carlos Navarro, actual estudiante MBA IBEAR, Universidad del Sur de California (2017-2018): Este ejecutivo, especializado en temas de análisis para empresas de comunicación, ya que antes de empezar el MBA era analista en Grupo Televisa, escogió IBEAR (International Business Education and Research) en la escuela de negocios Marshall por las estancias que el MBA promueve en Asia y o en Sillicon Valley, Estados Unidos.

“Por mi edad (45 años) es el programa ideal, porque buscan gente con probada experiencia”. Contempla una beca de 30,000 o 45,000 dólares para mexicanos destacados. Su familia -dice- fue el otro motivador para buscar una beca en California. “Mi esposa e hija de nueve años viajaron conmigo y la presencia de comunidad latina, más el apoyo en la escuela, ayudó a hacer más rápida la transición”, cuenta.

La escuela de Marshall ofrece apoyo para hospedarse en un complejo habitacional en La Brea y apoyo hasta con 15,000 dólares adicionales a quienes viajan con familia. “Donde vivo, la mitad de los muebles son una donación de antiguos alumnos. Por básico que parezca, estos apoyos son vitales”.

Eliana González, egresada de Kellogg School of Management, de la Universidad Northwestern, Illinois: Esta abogada, socia en Mora González & Asociados, señala que lo que llamó su atención es que la universidad oferta un programa que integra el Derecho con las asignaturas de MBA. “Es una mezcla interdisciplinaria muy completa y no fácil de conseguir”, asegura.

Otra de las razones para elegir Northwestern es su posición como una de las mejores universidades en Estados Unidos. Gonzáles reconoce, que además, le encanta Chicago, la ciudad donde se encuentra. “Apliqué a más escuelas más: UCLA, Berkeley, Georgetown, todas en Estados Unidos”, explica. Pero en la oferta Northwestern estuvo una beca de 25,000.00 dólares. Además, la escuela genera muchas oportunidades de viajar y cursar otros talleres, algunos de ellos gratuitos.

Juan Maldonado Alcázar, egresado de Rotterdam School of Management, de la Universidad Erasmo, Países Bajos: Para Maldonado, una de las principales razones fue el costo del programa, que era prácticamente la mitad de la matrícula de las universidades estadounidenses. Además, se fijó en el país que le acogería durante el periodo estudiantil. “Holanda hoy ofrece muchas ventajas para los inmigrantes con alto nivel educativo. Rotterdam, en el momento de mi elección, era la quinta mejor escuela en movilidad internacional”, asegura.

Con esta decisión, el egresado cubrió la expectativa de trabajar en el extranjero. El especialista en comunicación corporativa se quedó en Holanda al término del programa y sumó a su trayectoria un proyecto de plataforma digital y consultoría con enfoque en sustentabilidad y economía circular en la empresa Circle Economy, ubicada en Ámsterdam. Hoy, es gerente del departamento de alumnos y relaciones corporativas de la escuela de negocios en la que estudió.

Federico Ranero, egresado de la Escuela de Negocios Booth, Universidad de Chicago: El director general de Uber México y El Caribe explica que a la hora de elegir escuela analizó la flexibilidad del programa. “De Booth me gustó que tienes gran cantidad de materias opcionales, según el giro que quieras dar a tu carrera”, afirma.

Otra ventaja es que muchos de sus profesores son premios Nobel en economía, asegura. “Puedes tomar clases con gente que ha cambiado la forma de entender y moverse en el mercado de negocios con sus teorías. Mi favorita fue la asignatura de ‘mercados eficientes’, donde un gurú sobre comportamiento económico compartió cuáles son los aspectos psicológicos causantes de que los precios de las acciones se alejen de su valor real”, explica.

Ranero señala que en este escuela cumplió la expectativa de cursar un programa que cambia la conciencia sobre uno mismo, sobre ubicar otras industrias y otras áreas de oportunidad dónde crecer.

Gabriel Acosta, egresado del Executive MBA (EMBA) del Egade, escuela de negocios del Tec de Monterrey: Acosta buscaba un programa que le permitiera seguir trabajando y obtener un doble grado con una escuela del extranjero. Lo encontró en la alianza que tiene Egade con la Universidad de Texas.

“Cuando ingresé al programa, era una persona que batallaba para vender sus ideas, convencer a otros de tomar una decisión y hablar el mismo idioma que mis colegas. Parecen aspectos fáciles, pero la verdad no sueles desarrollarlos fácilmente en la vida diaria”, explica.

En esta escuela de negocios cada fin de semana se acercó más a entender cómo es el rol del director y a qué cosas hay que renunciar para desempeñarlo. “Implica dejar de hacer y hacer, para enseñar a otros y en realidad dirigir. Crees que esas cosas te van a caer del cielo con la experiencia y no es cierto”. Gracias a la red que tiene Egade, además, al término del programa tenía una oferta de Kone para integrarse como director financiero.

https://expansion.mx/carrera/2018/02/27/5-mba-cuentan-como-eligieron-su-escuela-de-negocios

Share.